Ingredientes (Para 4 bollos o panecillos redondos):

  • 150 ml de sustituto de leche aproteica LOPROFIN
  • 4,5 gr de levadura seca de panadería (de color marrón) ( 1/2 sobre del que viene en la caja de Loprofin Mix)
  • 1 cucharadita rasa de azúcar blanco (3 gr)
  • 250 gr de harina aproteica MIX LOPROFIN prep.panificable
  • 1 cucharadita de sal (4-5 gr)
  • 35 ml (4 cucharadas) de aceite de oliva v.e.
  • ajonjolí o sésamo para decorar el bollo

Opcional: mezcla de 50 ml de agua caliente + 1 cucharadita de bicarbonato de sodio para pintar los bollos antes de hornearlos y conseguir así un aspecto tostado diferente al de la foto. Si os interesa el resultado podéis ver la receta de «bagel aproteico».

Elaboración:

  1. Empezar por templar la leche en el microondas (40°).
    Diluir la levadura de panadería en la leche tibia añadiendo además una cucharadita de azúcar para impulsar el efecto de la levadura. Reservar.
  2. En un bol pesar la harina y añadir la sal.
    Remover con una cuchara para que quede repartida por toda la harina.
    Formar un volcán para verter en el centro el aceite y la levadura diluída que habrá empezado a reaccionar (crea espuma).
  3. Mezclar con una cuchara hasta unificar la masa. El resultado será una masa pegajosa (no apta para poder trabajarla con las manos) pero con consistencia.
  4. Dividir la masa en 4 partes iguales para formar los bollos. Recomiendo hacerlo de la siguiente manera:
    • Cortar 4 trozos de papel vegetal de 12×12 cm aproxm, para poner cada porción de masa. Así es más fácil manejar las porciones para pasarlas a la bandeja del horno.
    • Meter la masa en una manga pastelera sin boquilla, que la apertura por donde salga después la masa sea grande (3cm aproxm).
    • Poner la misma cantidad de masa en cada trozo de papel.
    • Con las manos bien aceitadas, para que no se nos pegue la masa a los dedos, modelar las 4 porciones y dar forma de bola. Este proceso se podría hacer sin utilizar la manga, poniendo la masa con ayuda de la cuchara, pero de esta forma las porciones son más uniformes.
  5. Hay que dejar las bolas bien redondas, sin aplastar, ya que durante el levado se expandirán y bajarán de grosor. No interesa hacer unos bollos muy aplastados porque se romperían con demasiada facilidad cuando se corten o abran por la mitad.
  6. Esparcir un poco de sésamo o ajonjolí por encima de cada bola antes de pasarlas a la bandeja del horno cubierta de papel vegetal.
  7. Para dejar levar hay que seguir ciertos requisitos: hay que cubrir la masa con un paño, el lugar debe estar templado de forma constante y nada de corrientes de aire durante el proceso.
    Yo el levado lo hago dentro del horno, temperatura mínima 60° durante al menos 1 hora.
    Mantengo la cocina cerrada (puertas y ventanas) durante todo el tiempo que me lleva elaborar el pan.
    Para que la masa crezca sin que se quede pegada al paño pongo la bandeja en la parte más baja y la rejilla cubierta de papel de aluminio en la altura siguiente, por encima de la masa. Queda así cubierta pero con espacio suficiente para que crezca.
  8. Sin extraer del horno la bandeja con los bollos, (para que no pierdan calor y se vengan abajo), quitar la rejilla que los tapaba y hornear a 180° unos 15 minutos, hasta que se doren ligeramente.
    Recomiendo una altura media-baja para que no se quemen por la base. Vigilar en cualquier caso.
  9. Dejar enfriar los bollos completamente antes de querer consumirlos, pues calientes están super tiernos y se desmigan con facilidad.